UN BUEN DIA PARA CELEBRAR, AGRADECER Y COMPARTIR, SE INICIA LA NAVIDAD

Pero qué historia está detrás del día de las Velitas

El nombre original de esta fiesta católica es Fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, que hace referencia a la pureza de la virgen a pesar de haber dado a luz al Niño Jesús. El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX proclamó en esta fecha la figura de la Virgen María inmaculada. Curiosamente, el día anterior a esta proclamación, muchas personas honraron la noticia del anuncio iluminando las calles con faroles, antorchas y velas. Esta ceremonia se fue repitiendo a través de los años en todo el mundo católico en conmemoración a este acontecimiento. Así nació la tradición del día de las velitas.

Es también el inicio del Adviento, período que señala el comienzo del año litúrgico cristiano y comprende las cuatro semanas anteriores a la Navidad. El Adviento suele comenzar el 30 de noviembre o el día de San Andrés.

Aunque esta celebración provenga de la tradición católica europea, es en Latinoamérica y especialmente en Venezuela, Ecuador y Colombia, que se ha transformado en el inicio de las grandes fiestas de fin de año, acompañada de la iluminación de calles, parques, centros comerciales y hogares. Es el inicio del recogimiento, el agradecimiento y los buenos deseos.

Colombia es uno de esos casos especiales, en cada ciudad del país la celebración se vive distinto. En la costa, por ejemplo, es en la madrugada del ocho de diciembre cuando se colocan los primeros faroles y velas en los andenes de las casas. En Riohacha se levantan a las 3:00 de la mañana para empezar la celebración, aunque muchos vienen despiertos desde el día anterior.

En el centro del país, más precisamente en Medellín, lo tradicional  es el “Desfile de Mitos y Leyendas” , donde se toman las avenidas principales de la capital paisa, para contar con grandes figuras los diferentes cuentos de la tradición colombiana. Esta y otras actividades, en los diferentes parques públicos de la ciudad, marcan el inicio de la Navidad en la ciudad de la eterna primavera.

Existe un municipio en Quindío que se caracteriza por ser emblemático en esta celebración, se llama, Quimbaya. El mayor atractivo nace del esfuerzo de todo el pueblo por adornar  las calles con faroles de distintos tamaños y formas, los cuales son no son puestos en las fachadas de las casas sino en plena calle. Quimbaya cierra la gran mayoría de las vías para que la gente lo recorra a pie. Este año la Alcaldía Municipal decretó toque de queda para todos los conductores de carro y moto a partir de las 6 p.m.

En el resto del país la tradición de reunirse en familia en los andenes de las casas y así compartir un momento entre ellos y sus vecinos, exalta el sentimiento colectivo de unión y comunidad.

En MB Comunicaciones queremos que esta sea una fecha que enmarque el inicio de una época de reflexión que nos llevará a tener juntos, un gran 2018 lleno de éxito y prosperidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *